viernes, 18 de noviembre de 2016

Un paseo por el cementerio de Madrid



Hace una semana conté que el martes 18 de octubre pasado, llevado por mi querido amigo Miguel Ángel Merodio, hice una larga visita al cementerio de la Almudena en Madrid. 
Aquí algunas de las fotos que hice ese día, durante las más de cuatro horas que nos tomó echar un ojo (irremediablemente a vuelo de pájaro) por los interminables rincones del cementerio más grande de Europa. Éste es el resultado de lo que mi querido amigo llamó “una paseata para Siglo en la brisa”.

Tumba de Pío Baroja.
Tumba de Largo Caballero y mujer. Con seguridad, Largo es uno de los personajes menos perspicaces de la tragedia española de los años treintas. En tiempos republicanos, el padre de Juan Almela (el poeta Gerardo Deniz) laboró bajo sus órdenes en el Ministerio del Trabajo, poco antes de irse a Ginebra con la comisión de representar a la República frente a la Organización Mundial de ese sector.
Merodio señala para mí la tumba del eximio Francisco Giner de los Ríos.
Más allá de la muerte.
Lugar donde reposan los restos de Enrique Líster.
Aparición en la espesura.
Desengaño felino.
Santiago Ramón y Cajal.
Tumba familiar del poeta Vicente Aleixandre.
Lugar donde reposan los restos del gran gongorista Dámaso Alonso.
Tumba de Isaac Peral, inventor del submarino.
Merodio se deja retratar en uno de los altos que hicimos en nuestro recorrido por la Almudena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada