domingo, 12 de mayo de 2013

Juan Almela en twitter


El miércoles 2 de junio de 2010 hice un experimento en twitter que no anuncié sino en el momento mismo de iniciarlo, y solamente en Facebook: transcribir algunas frases de Juan Almela mientras las fue diciendo durante la conversación. 
Las copio en el orden en que las publiqué a lo largo de un par de horas de aquella tarde de hace tres años. 
Casi todas aparecieron antecedidas de la indicación “Almela:”, que excluyo ahora por resultar demasiado reiterativa. Sólo son mías las frases que aparecen entre paréntesis.
Dos aclaraciones. La primera: “colombroño”, palabra que quiere decir “tocayo”, es la manera en la que Almela suele referirse a nuestro querido amigo común, el filólogo Fernando Rodríguez Guerra; la segunda: el verso que aparece citado cerca del final, y que el poeta describe como el mejor de toda su obra, pertenece al poema “Impenitencia” de la sección “Vacación y desquite” de su primer libro, Adrede (primera edición: Joaquín Mortiz, 1970; segunda, acompañado de Gatuperio: Conaculta, DGP, Lecturas Mexicanas, 1998).


El Potala es la obra más esplendorosa y sublime de la especie humana.

El Dalai Lama actual se da un aire con el Colombroño.
                                   
Los chinos acabarán por sumergir a los tibetanos “en gente”.

Desgraciadamente la higiene maoísta no ha logrado extirpar el monstruo tibetano.

Dalai es una palabra mongola. Lama puede que sea tibetana genuina, no lo juro. Dalai significa “mar”.

Dalai Lama significa: “Lama Oceánico”. Es decir, el colmo de los Lamas.
El tibetano es de la familia del chino, pero es como decir que el español y el ruso son indoeuropeos, sí, pero no se parecen que digamos.

(Me enseña una foto, enmarcada, que hizo Adrián Joskowicz en el Potala.)

Salvo testimonios chinos, todos desfavorables, no hay historia del Tíbet sino a partir del 700 después de Cristo.

El primer tibetano convertido al budismo fue un rey del siglo siete u ocho. Efecto, fulminante. Es el país budista por excelencia.

¿Qué coño haces escribiendo una absurda y esquematiquísima historia de lo que me acuerdo del Tíbet? ¡Agarra una buena enciclopedia!

¿Has oído el esperpento ese llamado Carmina Burana?

“El tiempo se pone al pairo, convertido en carraca portuguesa” [Adrede, 1970]. Es un poema pornográfico y antipaciano.
Sobre Piedra de sol: Mi sensación al encontrar un poema hecho de puros endecasílabos en 1950 y algo es como de ¡újules!

El mejor verso de mi obra: “con un espejo en la derecha y un limón en la izquierda van saltando las horas viudas a la pira del sol”

El Maestro (uno de sus gatos) ha recaído en su estudio de la Hidráulica: Ha sido redescubierto viendo la coladera.

(Almela vuelve ahora a sus dos pasajes preferidos de la Divina Comedia.)

El segundo es la oración a la Virgen, en el último canto del Paraíso. Lo malo es que lo dice San Bernardo, que es un indeseable…



____________________________
Más sobre Juan Almela / Gerardo Deniz en este blog:
Noticias recientes, http://bit.ly/V95VkF
El Maestro, http://bit.ly/P581fq
Cartones políticos, http://bit.ly/PiWZUl
Cuadernos y dibujos infantiles, http://bit.ly/9dkSDa
Una “Palinodia del rojo” anónima, http://bit.ly/12XcRkP

La foto que abre este post es de Joris Erftemeijer, estudiante de Historia de las Religiones de la Universidad de Praga, y fue tomada en Ladakh. Gracias a Marta Gómez Rodríguez por enviármela. El resto de las imágenes las he tomado prestadas de la red: la del Tíbet invadido por el Ejército Chino, de la Kalipedia de Santillana; la del Dalai Lama, de la página www.ayudaaltibert.wordpress.com

Míos son los retratos de Almela, F. Rodríguez Guerra y el Maestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada