viernes, 10 de febrero de 2017

Chirimoya

El año pasado apareció mi nuevo libro, Chirimoya, ejemplarmente editado por Selva Hernández. Se trata de un poema dividido en tres partes, ilustrado por el talentoso Santiago Solís Montes de Oca –quien hace un par de años, por cierto, diseñó los interiores de Croquis de Carlos Mijares–. Mi tríptico no pretende otra cosa que reproducir las reflexiones que produjo en mí, mientras me comía una chirimoya, la contemplación de un escuadrón de gorriones en el momento en el que desfalcaban, con impunidad y a plena luz del día, las inflorescencias del trueno que asoma a la ventana del cuarto en el que trabajo. (Trueno o quizás mejor “troeno”, como prefería escribir Octavio Paz, más fiel que yo a la palabra francesa con la que en la ciudad de México nos referimos al aligustre de China.)
Este post pretende mostrar la preciosa edición, que puede ya conseguirse –en La Increíble Librería, por ejemplo, fundada por Selva y Alejandro Magallanes–. Chirimoya es el número 49 de la Serie H (de poesía) de Ediciones Acapulco; fue impreso en la Risograph EZ220 de esa editorial, y se hicieron 300 ejemplares. Gracias a Selva Hernández y a Santiago Solís por hacer que las semillas del árbol que los gorriones acabaron por depositar, debidamente abonadas, más allá del Paseo de la Reforma, del otro lado de la Avenida Chapultepec, hayan producido este apetitoso y refinado fruto editorial.











__________________

Más sobre Selva Hernández en este blog:
Para un plano de las librerías de Donceles, http://bit.ly/2k9NJqQ

Más sobre Santiago Solís Montes de Oca en Siglo en la brisa:
Croquis, de Carlos Mijares, http://bit.ly/1J7bRGl  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada