viernes, 26 de agosto de 2016

Dibujos inéditos de Xavier Villaurrutia (1988)

Me temo que el Instituto Nacional de Bellas Artes nos queda a deber una gran exposición sobre Los Contemporáneos. Con enorme interés fui a ver la que está montada en el Palacio de Bellas Artes y lamento tener que decir que salí decepcionado. No creo que sea una mala exposición en términos absolutos; creo que es una muestra pobre sobre el grupo que la historia de la literatura conoce con el nombre de Contemporáneos, por la revista llamada de esa manera, y que conformaron Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Jorge Cuesta, Carlos Pellicer y José Gorostiza, entre otros. ¿Qué falta en ella? En esencia, todo lo que uno esperaría de una exposición sobre escritores: manuscritos, cartas, fotografías… Junto con ello, por supuesto, una museografía que relacione esos materiales para mostrar la trascendencia del famoso archipiélago de soledades, con una perspectiva novedosa en lo posible. En suma: una muestra que haga que valga la pena el esfuerzo institucional más allá de la intención de divulgar unos cuantos nombres asociados a unos libros, con un sentido mayormente escolar, a un público que lo ignora todo. Las grandes exposiciones son las que satisfacen a los que saben de algún asunto tanto como a los que no, y la exposición “Los Contemporáneos y su tiempo”, me temo, decepciona a los que tenemos algún trato con la materia.
Al final, eso sí, tuve una pequeña alegría: la exposición, como se informa en letras minúsculas en el panel de créditos al lado de la puerta de la salida, está dedicada a Luis Mario Schneider (cuya presencia no sentí a mi paso por las salas de exposición, como tampoco por cierto la de Guillermo Sheridan, sin duda el principal conocedor del tema). 
Luis Mario Schneider en San Luis Potosí. Foto: archivo de Elisa García Barragán
Hace tiempo lamenté, en ese mismo espacio, el olvido en que ha caído Luis Mario, mi viejo amigo y primer editor y uno de los más notables investigadores literarios del pasado siglo en México.

Ya he relatado en Siglo en la brisa (el link, al calce) las circunstancias en que lo conocí. Repito lo esencial: cenando una noche de 1988 con un amigo en la Fonda Santa Anita de Insurgentes, llegó al restaurante un nutrido grupo de maestros universitarios, quienes ocuparon una mesa alargada, cerca de la puerta. Al poco rato, cuando nos levantamos para irnos, mi amigo se acercó a saludar a José Pascual Buxó, que iba entre aquellos académicos. Yo llevaba ejemplares de Alejandría, la revista que por esa época hacía con algunos compañeros de la Facultad, por lo que aproveché para repartirla entre ellos. 
Alejandría, número 2. Dibujos de Salvador Pinoncelly
Luis Mario reaccionó de una manera distinta a todos los demás y desde el primer instante se presentó a mis ojos como siempre lo vi: un hombre accesible, de aguda inteligencia y verdadera generosidad. 
Aunque nunca lo había visto en persona, yo estaba bien al tanto del trabajo de aquel estudioso de origen argentino que se había especializado en la literatura mexicana del siglo XX, y para entonces en mi biblioteca ya estaban algunos de sus libros: México y el surrealismo (Arte y libros, 1978), El Estridentismo (UNAM, 1985) –incluso su novela La resurrección de Clotilde Goñi (Joaquín Mortiz, 1977)… Más tarde, se uniría a ellos su precioso Álbum de López Velarde (varios editores, segunda edición corregida, 2000), hecho en colaboración con Elisa García Barragán.
Luis Mario hojeó Alejandría con nerviosismo característico y a continuación, con una sonrisa, lanzó un ofrecimiento: nada menos que unos dibujos inéditos de Xavier Villaurrutia para ilustrar un número próximo de la revista. No le importó, como le hice ver, que Alejandría se hiciera a máquina de escribir y todo su aspecto no fuera sino el de una publicación amateur. 
La vez que armé el post sobre Luis Mario publiqué uno solo de aquellos dibujos; sirva esta nueva entrega para publicar la serie completa como una forma de celebrar al notable investigador que los puso en mis manos.
Luis Mario Schneider en Malinalco. Foto: archivo de Elisa García Barragán


Dibujos inéditos de Xavier Villaurrutia (1988)










––––––––––––––––––––––
Tomo los dibujos de Villaurrutia del número 6 de la revista Alejandría, que apareció a principios de 1988. A la derecha, el índice del número, que incluía textos de José Emilio Pacheco, Charles Olson, José Luis Rivas, José Juan Tablada, Robert Frost, Gustaf Sobin, Dolores Bravo Ayala, Fernando Rodríguez Guerra, Julio Hubard, Umberto Saba y Mario Saavedra, entre otros.

Luis Mario Schneider en Siglo en la brisa:
Una evocación, http://bit.ly/1fEvsw4
Alejandría, http://bit.ly/1cPgFw9


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada