domingo, 19 de enero de 2014

Un poema de 1991


Juro que no me explico cómo sobrevivió. Lo que está claro es que durmió en computadoras sucesivas, desperezándose al mismo tiempo que algunos congéneres que tuvieron mejor suerte y desaparecieron para siempre, para dar un brinco somnoliento entre sus discos duros. Lo escribí durante una clase de teoría literaria en inglés que se proponía leer Heart of darkness desde todos los puntos de vista: historicista, formalista, estructuralista, feminista, deconstructivista, etc. El objetivo de semejante empresa no era otro que interpretar la novela de Conrad, y en particular uno de sus pasajes más famosos ("The horror! The horror!"), echando mano de cuanta teoría pudiera ofrecerse, sin importar que viniera a cuento o no, se planteara de manera forzada, caprichosa o absurda.
La bibliografía del curso contemplaba un libro único, una edición crítica de la propia novela que conservé un tiempo y que por desgracia, siempre necesitado de espacio, acabé regalando no sé ni cuándo ni a quién. De pronto, como es natural, me interesa volver a hojearlo y decido buscar en la zona más inaccesible de mi biblioteca para ver si de milagro, de esos que están consignados en Palinodia del rojo, la memoria me ha jugado una pasada y a pesar de todo esté. En vano. Una pesquisa rápida en internet me hace pensar que el libro ya no está en catálogo vigente, o no al menos con la portada con la que circulaba en las universidades norteamericanas hace poco más de dos décadas. Recupero el poema, inédito hasta hoy, como una curiosidad de otros tiempos.

Poema que escribió cuando la clase se ponía repetitiva y necia (en la segunda estrofa habla el Horror)
A Xavier Pascual Aguilar, madrileño que fue de Pensilvania

Después de repetirlo hasta el cansancio,
“¡el horror, el horror!”
    ya no es el mismo término,
porque el Horror, 
para mala fortuna de algunos merolicos
—tales como bardianos focultianos derridianos—
en un descuido de ésos
         se nos vuelve
flor, y tan pronto como arroja pétalos
desmiente, es otra cosa,
                                       y en busca de otros cielos
nos priva del favor, del hecho mágico
de cada vez tener significado.

“Si Ud. quiere le puedo presentar
a unos parientes míos”,
me dijo Horror un día,
                                   “como mi hermana
Consternación y mi cuñado Espanto;
célebre tío mío es Don Temblor
De las Rodillas, gracias
                                    a un famoso
Tratado de las Rótulas
de veras aplaudido hace unos lustros;
Pavor es el marido de mi tía
Fobia.
          Alguno de ellos debe ser
por quien Ud. pregunta.
                                      No soy yo.
Además al tal Kurtz ni lo conozco.”

_____________________
Tomo el retrato de Conrad, que es de Hulton Getty, de la página en la red de The Guardian: http://bit.ly/RR7nsy

En la foto que acompaña estas líneas, y que tomé yo mismo, puede verse a Xavier Pascual Aguilar en el invierno de 1991, año en que nos conocimos en la Universidad de Bucknell, en Lewisburg, Pensilvania.

Más poemas en este blog:
Milagro en el supermercado, http://estepais.com/site/?p=21731
Milagro en la playa, http://bit.ly/W7y222
Dos poemas de Palinodia del rojo citados por Eduardo Casar, http://bit.ly/VIxLGn
A la señorita Piedad Aguilar, al volver de un viaje, http://bit.ly/1hm8Tyz
Tres poemas de El ciclismo y los clásicos, http://bit.ly/Ucscgb



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada